PATRONOS DE LA CONGREGACION

 

Misión  Juvenil Sanchina

Semana Santa 2015

Testimonio

Belfrania Ventura

Estudiante de 3ro de Media del Colegio la Altagracia de de San Francisco de Macorís.

 

Con motivo de la semana Santa el Colegio la Altagracia organizó una jornada misionera que permitiría a un grupo de jóvenes compartir durante una semana con una comunidad de Yasica Puerto Plata, llamada Tubagua.

La propuesta me encantó e inmediatamente pedí a Sor María Teresa ser aceptada para participar en esa experiencia.

Esa fue una Semana Santa súper especial, diferente a todas las Semanas Santas anteriores, fue Muy increíble, allí conocí a personas maravillosas, personas súper humildes, súper cariñosas, muy divertidas, personas tan pero tan cercanas a Dios!! Personas que a pesar de sus problemas o necesidades económicas son muy felices, siempre teniendo una sonrisa para brindarle a los demás.

 

Estas son las personas de Tubagua, personas únicas e increíbles que marcaron significativamente mi vida! Aquí entendí el verdadero sentido de Semana Santa! Esta Misión me cambio totalmente! Aquí perdí gran parte de mi miedo escénico, ya que  Sor María Teresa Flete me informó que en la Vigilia Pascual yo era la encargada de predicar sobre cómo se hace presente Dios en la Naturaleza, ensayé muchísimo mi predica  yo estaba súper nerviosa porque nunca había predicado y menos delante de  tantas personas y en una Eucaristía  tan importante como lo es La Vigilia Pascual, Pero increíblemente a la hora de la verdad me salieron unas palabras hermosas, no dije nada de lo que ensayé, sentí que no fueron palabras ficticias ni ensayadas, sino palabras que Dios puso en mi corazón ese momento para que las comunicara hacia todos los que estaban presente, ya cuando empecé a Predicar sobre cómo se hace Dios presente en la naturaleza y en la creación no quería parar de hablar sobre semejante obra de arte.

En esos días de Semana Santa Dios se hizo presente de diversas maneras, en todo lo que hacíamos ahí estaba Jesús presente! Reflejándose en esos Niños tan humildes y  cariñosos, en esas personas tan amables y dispuestas a dar lo poco que tenían al servicio de los demás.. Personas Tan pero tan sencillas! Les cuento algo... Verdaderamente al principio cuando Sor María Teresa, me dijo que fui elegida para ir a la Misión Juvenil me sentí un poco nerviosa, pero algo me decía que yo tenía que ir, algo me decía no me podía perder esta experiencia que me iba a hacer crecer personalmente y espiritualmente, y les digo que así mismo fue, luego de la Vigilia pascual ese sábado en la noche, me llené de nostalgia al pensar que esa era la última noche que nos quedaba en Tubagua, que iba a regresar a mi Ciudad muy lejos de todas esas personas que se quedaron grabadas en mi corazón, se me salían solas las lágrimas de pensar que ya no íbamos a salir casa por casa tempranito en la mañana a invitar a los niños de la comunidad a la misa de las 4pm. Pero al mismo tiempo me sentía muy feliz y agradecida con Dios por haberme permitido vivir esa experiencia tan hermosa e inigualable.

Tuve la suerte de ir a Tubagua junto a 3 de mis Compañeras de colegio las cuales nunca pensé que en esos días que convivimos juntas se convertirían en más que mis amigas, mis hermanas en La Fe. También... Fue con nosotras una Religiosa súper especial para mí, la cual ya se las he  mencionado antes, yo la considero como mi 3 mamá ( Primero está Mi Madre María la madre del Señor, luego mi madre biológica y Mi Mamá Sorcita). Su nombre es María Teresa Flete pero de Cariño le decimos Sorcita, ya que no es muy alta que digamos, pero que va, si lo que Dios no le dio en tamaño se lo dio de cariño y Fe, para podernos contagiar a todos con esa alegría y esa paz que ella siempre tiene.

Pero en Fin... Me sentí súper especial al llevarles más felicidad a todas esas personas de Tubagua! Donde ellos aprendieron de nosotros y  nosotros aprendimos un sin número de cosas de ellos!!Allí descubrí que Jesús no es un Jesús Triste ni aburrido sino un Jesús de colores que llena la vida de sentido y que no nos quita nada, al contrario nos multiplica la vida en bien y en gozo.

Esa semana fue tan increíble que me quede con deseos que en vez de ser una Semana Santa fuera un Mes Santo!!!!