PATRONOS DE LA CONGREGACION

 
Al recibir esta mañana en audiencia a los empleados de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano para el tradicional saludo navideño, el Papa Francisco les alentó a “cuidar su matrimonio y a sus hijos”, y recordó que “el don más valioso para los hijos no son las cosas, sino el amor de los padres”.
 
El Santo Padre destacó que la Navidad “nos ofrece la bella ocasión de reencontrarnos y darnos las felicitaciones”.
 
“Antes que nada deseo agradecerles por su trabajo, por el compromiso que ponen para hacer las cosas bien, siempre, también cuando no hay ningún reconocimiento. Tantas veces uno hace algo bien y no es reconocido”, dijo.
 
Francisco agradeció especialmente “a quienes entre ustedes desde hace muchos años hacen el mismo tipo de trabajo, un trabajo a menudo escondido, y buscan hacer las cosas como se debe”.
 
“Sabemos que esto es normal, es simplemente hacer el propio deber; pero sabemos también que para nosotros seres humanos no es fácil, no somos máquinas –¡gracias a Dios! – y a veces necesitamos un incentivo, o cambiar un poco”.
 
El Papa pidió también perdón “por los escándalos que ha habido en el Vaticano”.