Radio
Sanchina

Donde la vida se hace

Canción actual

Title

Artist

Background

Un rayo de sol

Escrito por el octubre 1, 2020

Por Sor Laidys A. Pequero Rodríguez, HCCS.

Hace tiempo estando en una iglesia antigua, mientras esperaba la celebración de la Eucaristía, observé que por una pequeña ventana entraba un rayo de sol.

Hasta el lugar donde estaba, llegaba su cálida luz, iluminado aquel espacio que carecía de suficiente iluminación.

Estando allí y recibiendo aquel abrazo de sol, me quedé reflexionando: hay dos cosas que se abren paso en la vida; el amor y la bondad.

Recordé los momentos de mi vida en que sentí el rayo del amor y la bondad que llegó para iluminarla con personas concretas, cuyas acciones, hicieron de muchos momentos, recuerdos luminosos que siempre van conmigo.

Pero el amor y la bondad para poder llegar y transformar, necesitan de una brecha a través de la cual pasar.

¿Cuál es esa brecha a través de cuál dejo pasar el amor y la bondad? Ante esta pregunta pensé en muchas cosas, pero creo que existe una, más rápida y firme para dejar pasar a estas dos cálidas amigas: amor y bondad.

La humildad, es la brecha a través de la cual pasan el amor y la bondad, haciendo que la vida sea más luminosa para nosotros y para los otros.

Dejar pasar el amor y la bondad a través de la ventana de la humildad es darse la oportunidad de realizar acciones concretas cada día en las que manifestamos ese amor y esa bondad para quienes nos rodean. En ese sentido, lo que cerraría la ventana al amor y la bondad, colocando una pared por la cual se les hace difícil el paso, sería el orgullo.

Quien es humilde sabe recibir de los demás los cálidos rayos de amor y de bondad que todos somos capaces de dar, además es capaz de manifestarlos a quienes le rodean. Mas, el orgullo es una barrera muy fuerte, que atrasa la llegada del amor y la bondad.

««Nadie enciende una lámpara y la pone en sitio oculto, ni bajo el celemín, sino sobre el candelero, para que los que entren vean el resplandor.» Lc 11, 33.

La invitación para este día es dejar que el amor y la bondad de Dios penetren nuestros corazones hasta lo más profundo, allí donde nosotros mismos no somos capaces de llegar, una vez iluminado nuestro corazón tendremos la claridad suficiente para amar a los otros de la misma manera que el Señor nos ha amado. «Les doy un mandamiento nuevo: que se amen los unos a los otros. Ustedes deben amarse unos a otros como yo los he amado.» Jn 13, 34.

Que hoy seamos capaces de abrir la pequeña ventana de la humildad para que entre el amor y la bondad a través de las acciones que realicemos.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Continuar leyendo

Post Siguiente

Santo del día


Miniatura
Post Anterior

Desde un Salmo


Miniatura