Radio
Sanchina

Donde la vida se hace

Canción actual

Title

Artist

Background

Por Sor Laidys A. Peguero Rodríguez, HCCS.

Hay gestos que nos hablan directo al corazón, que nos ponen a pensar y a reflexionar.

Este domingo, mientras estaba en la celebración eucarística, un gesto llamó mi atención en el momento de la paz.

Un niño caminó rápidamente hacia su hermano que estaba en otro asiento para darle el abrazo de paz; sin reparar en las indicaciones que producto de la pandemia nos hacen las autoridades sanitarias, este pequeño lo abrazó, más profundo que el abrazo, fue la mirada sincera que ofreció a su hermano, lo que hizo que me fijara en él.

Era como si mirara a alguien a quien ama profundamente.

Este gesto sencillo hizo que conectara con la encíclica «Fratelli tutti» sobre la fraternidad y la amistad social, que nos ha dirigido nuestro Papa Francisco en la que resalta que Francisco de Asís, quien «se sentía hermano del sol, del mar y del viento, se sabía todavía más unido a los que eran de su propia carne» (https://www.aciprensa.com/pdf/enciclica-fratelli-tutti.pdf)

En este momento histórico que nos ha tocado vivir, nos hace falta retomar el amor fraterno. Volver a hacer surgir en nuestra sociedad marcada muchas veces por la violencia, el amor que cura, comprende, libera, abre, fortalece, alegra, invita, convoca, acoge, perdona, confía, despierta, anima, comunica, produce y cuida la vida y tantas cosas más.

Hoy estamos invitados a reconocer, valorar y amar a la otra persona, como nos dice el Papa Francisco en esta encíclica. Quizás este sea el momento para darnos cuenta del valor grande que tiene la otra persona. Yo me voy más lejos, quiero agradecer a Dios la vida y el amor que he recibido, empezando por mis padres y siguiendo por todas las personas que en el caminar cotidiano me han hablado del amor con sus acciones.

Los invito Hermanos, hoy que la iglesia celebra las témporas de acción de gracias y petición, a traer al pensamiento y al corazón a todas las personas que amamos y aquellos a quienes necesitamos amar. Los primeros para dar gracias y los segundos para pedir que, así como Dios nos ama tanto, nosotros seamos capaces de darles a ellos ese amor.

Que tengas un feliz día amando a Dios, a la creación y a los hermanos.


Opiniones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.


Continuar leyendo

Post Anterior

Orando la Palabra


Miniatura