LUZ

“Ser luz en el mundo es cuestión de amor”

Por: Clara María Heredia

Parroquia Natividad del Señor

Brisa del Este, Santo Domingo, R. D.

El Juan (3,16-21) Evangelio de Juan nos muestra que el amor es mucho más que sentimiento: abarca la entera realidad del Ser Humano, todas sus dimensiones…

El amor es voluntad, decisión y entrega que comporta renuncia y sufrimientos.

Este texto del Evangelio es una profunda reflexión sobre el amor manifestado de Dios y como podemos acercarnos a la luz verdadera que es Cristo. Esta es la gran Luz que enciende nuestros corazones, cuando nos acercamos a Él y dejamos que ilumine nuestras vidas hacemos su voluntad y nuestras obras dejan de ser malas.

¿Te has preguntado alguna vez?:

¿Estoy dejando que Jesús, Luz que vino para iluminar las tinieblas, ilumine mi vida?

¿Estoy  dispuesto/a, a dejar que Jesús ilumine mi corazón?

Sabemos que es doloroso y requiere de sacrificio “ser encendido/a en el amor de Dios”. Cuando nos dejamos iluminar brota en nosotros la felicidad, por haber recibido la luz que vence las tinieblas y que da seguridad a los corazones y muy pronto nos damos cuenta de que haber recibido la luz continua, no sólo nos da alegría, sino que se nos presentan fuertes exigencias, en este proceso de dejarnos iluminar por Jesús.

Si tomamos consciencia de que para que la luz perdure en nosotros, tenemos que alimentarla desde el interior, a través de un diario contacto con la Palabra de Dios, la participación en la Eucaristía y un permanente consumirse con él, en la oración

Le pedimos a Dios que nos conceda la gracia de dejarnos iluminar por Él y que con toda seguridad podamos decir que ¡Cristo vive en mí!


Escucha Radio Sanchina, en Vivo